DIBCO: Nuevo PVC de alto tack y alta adhesión

jignaciodib-1

Por José Ignacio Dib, Gerente Comercial Dibco.

 

 

Es importante definir preliminarmente que los autoadhesivos son comúnmente llamados adhesivos sensibles a la presión (PSA Pressure Sensitive Adhesive), o también conocidos como Adhesivos de Contacto. La adherencia de estos, se logra mediante la aplicación de estos adhesivos sobre superficies, para luego aplicar presión y permitir con ello que la superficie del adhesivo logre el mayor “contacto” con la superficie sobre la cual se aplica.

La Asociación Europea de Comercio para la Industria de las Etiquetas Autoadhesivas y adyacentes FINAT, tiene entre sus objetivos establecer y mantener las mejores prácticas relativas a la industria, y definir estándares y métodos de prueba.

Como parte de su programa, el Comité Técnico ha desarrollado un Manual Técnico, que ha sido su principal aporte a lo largo de los años. Este manual es globalmente  aceptado para la definición de normas de pruebas y manejo de láminas y etiquetas autoadhesivas.

Existe una serie de métodos de prueba que forman parte de una lista más amplia, que se vinculan directamente con el comportamiento de los adhesivos y sus láminas. Otros hacen referencia a las propiedades y sus resistencias químicas y físicas, al análisis de la silicona, el material de soporte, el material frontal, la imprimabilidad de los sustratos y la compatibilidad al reciclado.

En relación a nuestras necesidades más comunes, los métodos más recurrentes de consulta tiene que ver con la adherencia inicial de los autoadhesivos y la adherencia final de estos mismos. Los métodos que vinculan estos temas son el FTM 9 Loop tack measurement y el FTM 1 Peel adhesion (180°) at 300mm per minute.

FTM 9. Loop Tack measurement. Este test se define como la medición de la adherencia inicial de un adhesivo a un sustrato sin ninguna presión adicional. El método permite al usuario final comparar la “adherencia inicial” o “adherencia al aplicar” entre diferentes láminas autoadhesivas. El valor de Tack o Adherencia inicial, es la fuerza requerida para separar, a una velocidad específica, un trozo de adhesivo externo, el cual es puesto en contacto con un área específica en una superficie estandarizada. El trozo de adhesivo de 25 mm de ancho y formando un bucle,  es aplicado a 300mm/min sobre una superficie de vidrio de 25 mm x 30 mm. Una vez adherido el autoadhesivo totalmente sobre la superficie, se invierte el proceso y se aplica fuerza para retirar el autoadhesivo del vidrio a la misma velocidad de 300 mm/min. La medida se reporta en Newtons sobre la superficie de 25 mm x 25 mm.

FTM 1 – Peel adhesion (180º) at 300mm per minute. Este método cuantifica la permanencia de la adhesión o la capacidad para mantenerse adherido de los materiales autoadhesivos sensibles a la presión. La adherencia de cáscara o de piel, es la fuerza requerida para remover el material autoadhesivo sensible a la presión, que ha sido aplicado a una placa estandarizada bajo condiciones específicas y que será retirado en condiciones específicas de velocidad y  angulación. Las tiras de adhesivo utilizadas son de 25 mm de ancho. La tira se adhiere a una placa limpia usando una suave presión de los dedos. Angular la tira en 180º y empezar a tirar de ella a una velocidad de 30 mm/min. Se mide en Newtons / 25 mm. Este test se aplica luego de 24 horas, reflejando una adherencia de servicio o adherencia final.

En el lenguaje común se suele llamar a un adhesivo como removible cuando presenta entre 1 y 6 Nw/25mm FTM 1. Se le denomina como semi removible entre 6 y 9 Nw/25 mm, como semi permanente entre 9 y 12 Nw/25mm y como permanente cuando presenta más de 12 Nw/25mm FMT 1.

A nivel del tack inicial, no existen consideraciones claras para denominar los diferentes valores de adhesión. Se considera sin embargo que sobre 5 Nw el adhesivo es de alto tack. Los equipos utilizados para este análisis, alcanzan un máximo de 20 Nw.

Las aplicaciones de laboratorio y los resultados que se puedan obtener en terreno, pueden diferir sensiblemente de caso a caso dependiendo de diversos factores. Entre estos se destaca:

  1. La limpieza de la superficie, debiendo estar exenta de polvo, aceite, derivados del petróleo, siliconas y otros que no ayuden al anclaje.
  2. La humedad puntual y la humedad permanente de la superficie. Los adhesivos son enemigos de superficies húmedas.
  3. La temperatura del cuerpo al momento de aplicar el adhesivo. Cada adhesivo tiene rangos aceptables. Normal entre 5 y 25ºC.
  4. La temperatura de servicio o almacenaje del cuerpo luego de aplicada la etiqueta. Rangos normales van entre -10ºC y +70ºC. Rangos extremos requieren de adhesivos especiales.
  5. Las características de la superficie frente a desniveles. Más allá del adhesivo, superficies muy rugosas o de curvas pronunciadas, requieren de un material frontal que permita su deformación y que no vuelva a su estado de origen.
  6. Material de la superficie. Existen diversos materiales sobre los cuales la adherencia común suele presentar problemas. Entre estas superficies se encuentra la goma, el teflón, y algunas lacas entre otros.
  7. La presión aplicada al adhesivo. Es común observar que las gráficas autoadhesivas no son aplicadas con alta presión para lograr el máximo de contacto. Existen diversas herramientas para mejorar este proceso y descartar posibles errores.
  8. El proceso de impresión es posible que genere conflictos sobre el sustrato mismo y sus propiedades como también sobre los adhesivos. Un exceso de tinta solventada o ecosolventada, un secado deficiente con presencia de solvente no volatilizado, un exceso de temperatura para apurar la volatilización, una tensión excesiva del material en máquina y una deficiente aireación en el taller de máquinas, todos motivos para cambiar las propiedades y eventualmente hacerlas perder. Una prueba simple es probar la aplicación con material antes de imprimir y otra con material después de imprimir.
  9. Prueba y error. Se sugiere como elemento básico del proceso, someter a prueba las gráficas autoadhesivas antes de su aplicación final.

Dibco dispone de un PVC autoadhesivo que presenta la mayor adherencia inicial y la mayor adherencia final. Este film es el resultado de largas investigaciones para apoyar aplicaciones puntuales donde los adhesivos comunes no son capaces de alcanzar el alto desempeño requerido. La adherencia final alcanza sobre los 22 Nw/25mm y la adhesión inicial sobre los 13Nw/25mm. Especialmente concebido para el trabajo duro sobre superficie lisa y plana.